Los robots pobres

LOS ROBOTS POBRES

Un día la Madre Robot buscaba tuercas de maíz en sus áridas cosechas.
De repente llegó el más pequeño de la familia:
— ¡Mamá, tengo hambre! —Dijo el Robotito con una dulce voz de tristeza.
— ¡Hijo mío, los robots no comen! —Respondió la madre.
—¡No juegan ni estudian, sólo trabajan! Ven, ayúdame.
Emergió el llanto en la mirada del pequeño y, pronto, cayeron a montones los rocíos de sus ojos.
— ¡Hijo mío, los robots no lloran! —Fue la respuesta…


Osfelip Bazant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .