Breve historia del soneto en España

.Sobre la historia del soneto en España.

Breve historia del soneto en España

El soneto se originó en Italia y durante el Renacimiento se expandió por el resto de Europa tanto en estructura fija (forma) como en contexto lírico (contenido). De esta manera se introdujo a España, donde se adaptó a la expresión en castellano.
.
En la península ibérica un siglo antes de alcanzar su apogeo el movimiento renacentista, Íñigo López de Mendoza, conocido como el Marqués de Santillana, escribió una obra de 42 sonetos “fechos al itálico modo” (a mediados del siglo XV), aunque no tuvo éxito del todo. No fue hasta en 1525, cuando el veneciano Andrés Navagero, en su trato con Juan Boscán, le propone a éste probar el soneto en español; a pesar de llevarlo a cabo, tampoco fue Juan Boscán quien prosperó el soneto en España, sino Garcilaso de la Vega, amigo suyo, por poseer mayor elegancia y habilidad en “la nueva medida”.
.
Tanto el Marqués de Santillana como Juan Boscán implementaron los primeros intentos, al realizar sonetos con sus propios ingenios, y con tal grado de progreso y agudeza en sus respectivas obras que ambos han quedado en la historia del verso endecasílabo en la península ibérica. 
.
En fin, Garcilaso de la Vega llevó el soneto a su máximo esplendor en España (siglo XVI); gracias a su ingenio y pasión se inspiró a desarrollar temas amorosos, sobre la naturaleza, la melancolía y la mitología clásica, con mayor precisión descriptiva y rítmica, de modo que en nuestros días se considera uno de los poetas clásicos e importantes en lengua española. 
.
.
Sonetistas en España. Garcilaso de la Vega y Juan Boscán y el Marqués de Santillana. El soneto. Soneto en España.
Nota:
Información tomada de “El soneto en Francesco de Petrarca y Garcilaso de la Vega”.

Ver también Origen e historia del soneto.

.

Osfelip Bazant

8 respuestas a “Breve historia del soneto en España

  1. CARTA DE DULCINEA DEL TOBOSO,
    PARA DON QUIJOTE DE LA MANCHA,
    COMO RESPUESTA A UNA DE ÉL.

    He sabido, señor, por voz ajena
    que trujo su escudero amable carta,
    a pedirme gentil que yo comparta,
    de vuestros sueños, la cuitada pena.

    Os ruego comprender que me enajena,
    la sinrazón, que en vos, se desensarta,
    cuando decís que soy la que os enarta
    y que despido olor a yerbabuena.

    Soy del Toboso buena labradora,
    el retoño de Aldonza y de Lorenzo,
    que a su hogar ayudó salando puerco.

    Mas, os digo, en verdad que me enamora
    vuestro talante, al guerrear propenso:
    andante, soñador, valiente y terco.

    Me gusta

  2. EL COLIBRÍ
    Fragmento de la luz, vivificado
    en el instante exacto del aroma;
    que entre los rojos pétalos se asoma,
    para quedar en ave transformado.

    Es milagro del viento represado,
    que en esquirlas de tiempo, en el abroma,
    sólo el néctar dulcísimo se toma,
    y a los dioses les deja lo sobrado.

    En sábanas de pétalos de seda,
    ondea como en ancho mar la espuma,
    bajo el beso sutil de brisa leda,

    la gravidez del cuerpo no lo abruma,
    pues suspendido en éxtasis se queda
    flotando sobre el sueño de la pluma.

    Me gusta

  3. SONETO AL SONETO

    Se remonta hasta Italia tu ascendencia
    emergiendo en la tierra siciliana,
    y a los predios del Cid fue Santillana
    el que llevó tu leyes y cadencia.

    En España se escribe tu excelencia
    cuando con Garcilaso, Lope hermana,
    el alma de Petrarca con la hispana,
    sin olvidar jamás tu procedencia.

    Eres diamante de catorce aristas,
    que tallado en preciosa artesanía
    asombras a la vez que te regalas,

    si con ritmo y con rima clasicistas
    trazas audaz tu grácil geometría
    cuando la ruta al cielo nos señalas.

    Me gusta

  4. TRASHUMANCIA DEL SONETO
    Al Marqués de Santillana

    Da Lentini prestó su sementera
    a la semilla del sentir latino;
    luego Cavalcanti con pulso fino
    al italo Soneto forma diera.

    Dante a su Beatriz lo condujera,
    poco después Francesco el aretino,
    a Laura le señala por destino;
    De la Vega y Boscán, la lengua ibera.

    El Manco de Lepanto, de Cetina,
    Quevedo y Calderón, Góngora y Lope,
    enviáronlo a la tierra ultramarina

    do Darío limando rima inope,
    implora que a la América Latina
    con notas, de la musa, el cielo arrope.

    Me gusta

    1. ¡Hola!

      Gracias por compartirnos un soneto. Igual tengo la voluntad de escribir sonetos sobre la historia del mismo soneto. Sin duda, es un modo de sintetizar toda la información que hay detrás del origen y la historia del soneto.

      Osfelip Bazant

      ¡Hasta luego!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .