VAYAMOS

VAYAMOS…

Vayamos a la cima de los montes,
sin caso de las trabas de la gente
llena de envidia en su alma indiferente,
a juzgar, sin prejuicios, horizontes…

Qué importa lo que digan en su mente,
qué importan sus lenguajes de bisontes,
qué importan todos ellos y sus zontes;
vayamos y dancemos felizmente.

Vayamos por un rato sin temores
de que dirán premisas y rumores
a grandes gritos a los cuatro vientos.

Vayamos sin rubor a nuestra cita,
la cara en alto y los zapatos lentos,
que Dios concuerda y nada nos limita.

Osfelip Bazant

EL AMOR EN TU MIRADA

AMOR EN TU MIRADA

Yo miro en tu mirada que me miras
cuando mirarme quieres un momento,
y sé, en el fondo de mi entendimiento,
que suspiro el suspiro que suspiras…

Así que háblame, al tiempo que respiras,
de lo que sientes en tu sentimiento,
que a la par de tu voz mi pensamiento
sabe que te deliro y me deliras…

No callen los secretos nuestras almas
si al fin y al cabo el cuerpo los refleja,
y de la boca al aire los despeja…

Hay que estrechar ahora nuestras palmas
y conocernos prestos a las calmas,
que si no, rápido el amor se aleja…

Osfelip Bazant

DIME SI…

DIME SI…

Dime si aún con todo lo que tienes,
sabiendo que de escasas sobras vivo,
me adoras simplemente sin motivo,
sin esperar dinero o algunos bienes.

Dime si cuando pida en sueños verme
no habrá de ti rechazo ni castigo
porque me falte acierto en lo que digo
porque te falte acierto en entenderme.

Dime si estás aquí, por mí, consciente,
donde de vez en cuando lloro un río,
merced del cáñamo que hiló mi suerte.

Dime, inclusive, con abierta mente,
aún con miedo, enfermedad y frío,
si con amor me sigues en mi muerte.

Osfelip Bazant

¡PIÉNSALO!

¡PIÉNSALO!

¿Qué te abre el corazón y te conquista?
Responde sin dudar: ¿granito o rosa?,
¿el dicho que te alienta o te reposa?,
¿o lo que cuentan?, ¿lo que ve la vista?…

¿O mano que se aleje, o que te asista…?,
¿la apariencia enturbiada o bien lujosa?,
¿la actitud campechana o maliciosa?,
¿o la conducta que es indocta o lista?…

¡Piénsalo! ¡No lo digas! Es secreto
que debe resguardarse en lo discreto,
con todos los sentidos en la mente…

Porque la decisión que te parezca
más infausta o sublime o inteligente
responderá al amor que te aparezca…

Osfelip Bazant

NO IMPORTA EL DESTINO

NO IMPORTA EL DESTINO

No tiemblo ante los hados más oscuros
desde que tengo, al verme junto a ti,
una fuerza excitante atrás de mí
que rompe y atraviesa incluso muros.

Que enhebren sus tejidos, inseguros,
que, aunque excedan los males que viví
desde el primer momento en que nací,
me aferraré a llevarte en mis futuros…

Aléjame del Hado, y de sus vicios,
que valgo más que transitoria salva;
poseo más que piel, es una valva.

Formo parte de todo cuanto es tuyo:
con tu presencia no le temo o huyo
ni, mucho menos, lloro sus resquicios.

Osfelip  Bazant

EN NUESTRA CITA

EN NUESTRA CITA

Subió a la cima, al lomo del celaje,
mi súplica de amor porque te viera
en una tarde blanca como cera,
bajo de un árbol lleno de ramaje…

Y sucedió en un cálido paraje
donde tú, donde yo —visión severa—
dijimos nuestra vida verdadera
a cada esquina verde del paisaje.

Tomé tu mano ya sobre mis manos
para sentirte cerca, cara a cara,
mirándome en tus ojos tan cercanos.

Entonces supe luego que quería
una pasión sincera, fuerte, clara,
contigo para siempre cada día.

Osfelip Bazant

MI RAZÓN DE AMAR

MI RAZÓN DE AMAR

Tú dejas el ensueño en mi memoria,
la razón que me lleva al buen vivir,
y dejas que también, sin mi sufrir,
permanezcan las huellas de mi historia.

¿Podrá ya alguna vez mi mente sola
borrar las marcas de este frenesí
en que me encierro? Yo no doy sin ti
ningún saludo de mirada o un “hola”.

Tú le enseñas acciones a mi cuerpo,
haces de regocijos mi anticuerpo,
brío en membrana de mi propio ser…

Que mis neuronas, por ti ilusionadas,
sumen pulsos de amor a sus entradas…
¡Para con tu mismo amor responder!

Osfelip Bazant

(versión final)

TE BUSQUÉ

TE BUSQUÉ

En sueños te busqué en cada segundo
en que fluye mi sangre de un latido,
en que yo, con mis ojos, de un llorido
empapo a mi alma y a mi cuerpo inundo.

Te busqué amor astral, amor inmundo,
por vías de mi anhelo más querido,
con bálsamos de cuerpo derretido,
en mis recuerdos, siempre moribundo.

Les cerré mi alma a mis anhelos falsos,
que sin afecto mal de amor me daban,
que sin afecto sólo me mataban…

Les abrí mi alma a mis anhelos balsos,
con mis versos, que buen amor me dan,
pues si los leo, aquí conmigo van…

Osfelip Bazant

¿QUIERES ANDAR CONMIGO?

¡ANDA CONMIGO!

Eres en cada instante en mi memoria
imagen que me anima, me enloquece;
eres llama que luego que aparece,
me alumbra aguda, rápida, ilusoria.

Ya no me engaño: esencia transitoria
no es más ni mucho menos se parece
a la obsesión que ahora me establece
a dar vueltas por ti, como la noria.

Mi sentimiento es mucho más que esto:
afán, que muere por estar contigo,
aunque  fiel, cálido, leal, honesto…

Y, con querer, con toda el alma digo,
en silencio, entre ruidos, pero presto:
¡Aceptas, por amor, andar conmigo!

Osfelip Bazant

IDILIO

IDILIO

Que mi silencio, amor, te hable al oído,
que diga cuánto te amo, quiero, adoro…
y que la luz deslumbre como el oro
y que se alcancen sueños de un soplido.

Amor, que sea alegre el triste aullido,
que a rosas canten aves, en un coro…
y cuidemos los dos como un tesoro
este amor que nos dio gentil Cupido.

¡Ay, amor, me percibo ilusionado!
De grano en grano, en el erial, sembremos:
mil llantos, cien suspiros, diez sonrisas.

¡Ay, amor, me percibo enamorado!
Volvamos de la mano y colectemos:
mil abrazos, cien besos, diez caricias.

Osfelip Bazant

Versión viable
(cambiar “ilusionado” por ilusionada, y “enamorado” por “enamorada”)